Quién soy

Actualmente tengo 34 años. Nací en la ciudad de San Luis Potosí, México. Crecí en un rancho que se llama Yerbabuena y pertenece al municipio de Ahualulco en San Luis Potosí. Ahora vivo en Minnesota, y mis vivencias en Estados Unidos es lo que cuento en mi libro El norte no es como lo cuentan.

Estudié cursos de computación e Inglés. Tengo dos carreras técnicas en Electrónica. Además de una especialidad en Laboratorista Químico. En la Universidad estaba estudiando Administración y aunque ya estaba trabajando en mi tesis y me faltaba muy poco para terminarla desgraciadamente tuve que emigrar a los Estados Unidos debido a la inseguridad y delincuencia que se vive en México.

Empecé a trabajar a los 14 años y no he parado hasta el momento actual. A veces incluso he tenido dos trabajos al mismo tiempo. Como empleado, comencé en la cosecha del tomate, luego trabajé en una jarciería en un mercado, y más tarde en una fábrica de pantalones en la zona industrial, trabajé como jardinero, de vendedor de enciclopedias puerta a puerta, en una birriería de mesero, en un restaurant-bar como mesero y ayudante de barman, en una antro como mesero, en un taller de electrónica reparando aparatos, como cajero en una tienda de abarrotes, en una biblioteca municipal, como capacitador de casillas en las Elecciones Federales en el Instituto Federal Electoral (ahora INE), en el INEGI censando, en un puesto de micheladas, en el INEA como maestro de educación para adultos, en una papelería, en un billar, en una paquetería, como vendedor de boletos para autobuses, como equipajero, como avituallador, como Coordinador de Oxxos y agencias de viajes, en un expendio de pan, como despachador de gasolina… En fin, he tenido el privilegio de aprender de muchísimos oficios. 

Actualmente tengo 34 años. Nací en la ciudad de San Luis Potosí, México. Crecí en un rancho que se llama Yerbabuena y pertenece al municipio de Ahualulco en San Luis Potosí. Ahora vivo en Minnesota, y mi llegada a Estados Unidos es lo que cuento en mi libro El norte no es como lo cuentan.

Estudié cursos de computación e Inglés. Tengo dos carreras técnicas en Electrónica. Además de una especialidad en Laboratorista Químico. En la Universidad estaba estudiando Administración y aunque ya estaba trabajando en mi tesis y me faltaba muy poco para terminarla desgraciadamente tuve que emigrar a los Estados Unidos debido a la inseguridad y delincuencia que se vive en México.

Empecé a trabajar a los 14 años y no he parado hasta el momento actual. A veces incluso he tenido dos trabajos al mismo tiempo. Como empleado, comencé en la cosecha del tomate, luego trabajé en una jarciería en un mercado, y más tarde en una fábrica de pantalones en la zona industrial, trabajé como jardinero, de vendedor de enciclopedias puerta a puerta, en una birriería de mesero, en un restaurant-bar como mesero y ayudante de barman, en una antro como mesero, en un taller de electrónica reparando aparatos, como cajero en una tienda de abarrotes, en una biblioteca municipal, como capacitador de casillas en las Elecciones federales, en el INEGI censando, en un puesto de micheladas, en el INEA como maestro de educación para adultos, en una papelería, en un billar, en una paquetería, como vendedor de boletos para autobuses, como equipajero, como Coordinador de Oxxos y agencias de viajes, en un expendio de pan… En fin, he tenido el privilegio de aprender de casi todos los oficios que puedas imaginar. 

Como emprendedor, instalaba puntos de venta en tiendas de abarrotes. Organizaba tardeadas junto con amigos. Puse un taller de electrónica en la ciudad de Torreón, y seis años después, otro en la ciudad de San Luis Potosí junto con mi esposa. Con un amigo ensamblaba máquinas de videojuegos y tragamonedas. Vendí puerta a puerta productos de limpieza hechos en casa. Puse un puesto de bebidas de coctelería y me iba con mi esposa a vender en las fiestas patronales, Además de preparar micheladas y bebidas de coctelería en fiestas privadas. También con ella emprendí una tienda de accesorios para damas, bolsos y productos para uñas. De igual forma, tuvimos una panadería, una frutería, y una papelería. También emprendí trabajando como Coach de negocios bajo el sistema de remuneración por resultados en algunas tiendas y gasolineras.

Como emprendedor, instalaba puntos de venta en tiendas de abarrotes. Organizaba tardeadas junto con amigos. Puse un taller de electrónica en la ciudad de Torreón, y seis años después, otro en la ciudad de San Luis Potosí junto con mi esposa. Con un amigo ensamblaba máquinas de videojuegos y tragamonedas. Vendí puerta a puerta productos de limpieza hechos en casa. Además puse un puesto de bebidas de coctelería y me iba con mi esposa a vender en las fiestas patronales. También con ella emprendí poniendo una tienda de accesorios para damas, bolsos y productos para uñas. De igual forma, tuvimos una panadería, una frutería, y una papelería. También emprendí trabajando como Coach de negocios bajo el sistema de remuneración por resultados en algunas tiendas y gasolineras.

Después me vine a Estados Unidos y aquí he trabajado en el sector de limpieza, despachando cervezas en eventos de jaripeo, limpiando nieve, en la demolición de casas, en la serigrafía, en el Roofing y como carnicero.

Sin duda, de todos los trabajos de mi vida el que más disfruté fue el de la biblioteca municipal porque otra de mis grandes pasiones, además de la escritura, es la lectura. Me encanta leer novelas, sobre todo las didácticas, al puro estilo de El monje que vendió su Ferrari, El club de las cinco de la mañana , Padre rico padre pobre , El hombre más rico de Babilonia…

Empecé a escribir a los 15 años en el bachillerato, recuerdo que nos sugirieron que escribiéramos un diario, y desde entonces le robo tiempo al sueño para contar todo lo que voy aprendiendo y me resulta interesante. Me gusta mucho, muchísimo la escuela, y múltiples veces tuve que trabajar y estudiar al mismo tiempo. Mi casa está llena de juguetes y de libros porque intento inculcar el hábito de la lectura a mis hijos, leyéndoles cuentos infantiles.

El norte no es como lo cuentan

Adquiere un ejemplar